close

Todo el mundo conoce un desarrollador y te puede recomendar uno. Hasta mi padre dice que me puede pasar varios datos de desarrolladores (nota: mi padre es un empresario en el mundo de los autos y el desarrollo web no es una de sus preocupaciones). Después de varios años en Chile, rodeada de gente de tecnología, desde ex-compañeros de trabajo, a amigos o conocidos, hace tres años no me imaginaba que iba a ser difícil encontrar un desarrollador para mi empresa. Mejor dicho, no pensaba que iba a ser difícil llegar a un entregable decente de una plataforma Saas. O quizás el tema no ha sido necesariamente encontrar EL desarrollador, sino que lograr el desarrollo de una plataforma, con 1, 2, 3 o x desarrolladores.

El cuento corto

Después de haber pasado por las manos de unos 6 desarrolladores, una plataforma que no se veía de mayor complejidad técnica, aún necesita intervención. ¿Qué pasó?

    • Desarrollador #1: Después de unos meses, se desaparece. Casi por casualidad nos enteramos que se enfermó fuertemente. Casi se murió.
    • Desarrollador #2: Parte involucrado bien pero al rato se da cuenta que su trabajo de día lo colapsa y se desaparece progresivamente.
    • Desarrollador #3: Parte involucrado como avión, se desaparece, después vuelve, pide disculpas y se vuelve a integrar. Después se vuelve a desaparecer, deja entender que tuvo un problema sentimental, pelea con su novia y se lo traga la tierra. Eso es un proceso cíclico del cual no llevo catastro formal pero fueron varias las instancias. Entraré en detalles más adelante ya que su huella quedó bastante fuerte.
    • Desarrollador #4: Amigo del 3, finalmente no tiene tanto tiempo como estimaba y en una de esas se desaparece con el #3.
    • Desarrollador #5: Se demora 15 días en supuestamente evaluar el esfuerzo necesario, pero como nunca más supimos de él, le dijimos que ya no era necesario.
    • Desarrollador #6: Parte súper responsable. De vez en cuando cae en el silencio y vuelve a surgir. En una de esas se enferma pero vuelve como si tuviese todo ordenado y fuese el más responsable de la tierra.

Esto sería un corto resumen de los intentos de trabajar con desarrolladores independientes (freelancers) en una plataforma Saas. Les comentaré también acerca de las aproximaciones con empresas de desarrollo, plataformas de crowdsourcing, desarrolladores de la India, estudiantes y otros desarrolladores en un contexto diferente (como la mantención y la mejora continua).

No cabe la menor duda que estos múltiples intentos fueron la ocasión para un largo y tortuoso proceso de introspección, por un lado, y análisis del comportamiento y actitud de los demás, por otro lado. Sin olvidar mi inquietud académica y cierta tendencia a profundizar y tratar de entender el “por qué”, conversé con varias personas, tanto desarrolladores como emprendedores, y revisé los trabajos académicos que se han realizado acerca de los equipos de desarrollo, la motivación de los distintos perfiles y las problemáticas que surgen.

El cuento largo en un próximo capítulo.

Tags : desarrolladoresdesarrollo freelanceexperiencia con desarrolladores freelancersstartup
Carmen

The author Carmen

Leave a Response